El Ambigú
Un lugar para compartir, un espacio para comer


Después de doce años dando acogida en casa a personas que lo único que pretenden es disfrutar de unos días de merecido descanso en La Rioja, nuestro principal objetivo sigue siendo tratar de dar el mejor servicio para intentar que esto sea posible.
 Durante estos años pasados hemos compaginado las demandas de nuestros “alojados” con las de otras personas que no lo estaban que consideraban que nuestros servicios de restaurante eran interesantes. 
Por diversos motivos nos hemos dado cuenta que en estos momentos ya no tiene sentido para Casa Tila seguir ofreciendo los servicios de restaurante para las personas que no están alojadas en casa, por lo que la única prioridad sigue siendo que los clientes que pasan unos días con nosotros puedan disfrutar de un espacio donde poder recargar energías para el día siguiente. EL AMBIGU.
 El significado de esta palabra es bastante diferente en función de las regiones donde se utilice. Etimológicamente es el lugar donde se sirven alimentos fríos o calientes dentro de un espacio publico, normalmente por la noche y generalmente todos juntos.
 Los ambigú están directamente relacionados con los locales donde se servían comidas frías y refrescos dentro de los cines de mediados de los años cincuenta, aunque en algunos locales del País Vasco, con este termino se refieren a la barra en donde se puede tomar un aperitivo antes de pasar a comer o cenar al restaurante.

En Casa Tila pensamos que el concepto Ambigú es una buena opción para poder seguir dando servicio de cenas a las personas que deciden venirse hasta Clavijo a pasar unos días, un espacio donde poder disfrutar de un momento de agradable y recuperar fuerzas, un lugar donde tomar una ensalada o disfrutar de un chuletón sin la sensación de la obligación que supone un menú cerrado.
 Por una cuestión de operatividad, este servicio lo vamos a ofrecer durante los fines de semana, los puentes y en los periodos estivales. Como siempre trataremos de que se cumplan las expectativas de las personas que decidan quedarse a disfrutar de este servicio. 
Para Cruz e Iñaki (los propietarios de Casa Tila) es un placer cuando uno de los alojados se queda en casa y utiliza el servio del Ambigú, pero es igual de placentero cuando deciden que los servios de este espacio no los necesitan, porque nuestro principal objetivo sigue siendo que nuestros alojados pasen unos días disfrutando de La Rioja en Casa Tila. “Si os quedáis a cenar perfecto y si no, también perfecto”. 
Algo que marca mucho en nuestros tiempos es el precio y es algo que no puedo concretar, por que no tiene el mismo valor una ensalada que un chuleton, pero en ningún caso es superior al de cualquier otro espacio donde se pueda disfrutar de estos alimentos con una cierta dignidad. 
Por una cuestión de principios no pretendemos rebajar la calidad del servicio que ofrecemos y por tanto no lo haremos tampoco con los alimentos. Tratar de rentabilizar un espacio de cenas con los posibles clientes de la casa no tiene ningún sentido, por eso El Ambigú es un espacio que nace con afán de servicio y por tanto los precios están ajustados a la calidad.